Primera solicitud de autorización para emitir tokens al público general en EE.UU.

El 11 de abril de 2019 la compañía Blockstack (el “Emisor”) anunció que presentó a la Securities and Exchange Commission (la “SEC”) un borrador de prospecto para la emisión y oferta de tokens al público en general. De ser aprobado, esta emisión de tokens constituirá la primera oferta pública de tokens expresamente autorizada por la SEC. El borrador del prospecto puede ser consultado en la base de datos pública de la SEC en este enlace. La blockchain creada por el Emisor apunta a ser una red donde puedan ejecutarse aplicaciones descentralizadas, de forma muy similar a Ethereum por ejemplo, poniendo foco en la privacidad de los usuarios y el control de sus datos personales.

Esta emisión de tokens representa un hito histórico para el ecosistema cripto y sigue los criterios sentados por la SEC reciente en su guía sobre la emisión de activos digitales publicada a principios de este mes; la guía completa en ingles puede ser consultada en este enlace. Dicha guía surgió después de mucha reflexión por parte de la SEC como consecuencia de los últimos dos años de trabajo de dicho organismo en la materia tras analizar una cantidad considerable de Initial Coin Offerings y ante las necesidades de la industria de contar con reglas claras para determinar la viabilidad de este mecanismo para obtener financiación de los proyectos; una análisis en profundidad de la guía será publicado en este blog a la brevedad por parte de nuestra experta en mercados de capitales, Marina Bericua. Asimismo, y dentro de estas últimas semanas de gran actividad de la SEC, dicho organismo emitió una non-action letter indicando que una ICO no disparaba la necesidad de solicitar autorización a dicho organismo.

En lo que hace a esta emisión de tokens en particular, cabe hacerse los siguientes comentarios en base a la información que el Emisor ha dispuesto en el documento presentado para aprobación de la SEC:

  1. Uno de los primeros temas que nos llaman la atención es que para producir el evento de generación de tokens, será necesario un hard fork. Esto implica un serio riesgo para los inversores puesto que dado el carácter de red descentralizada de la blockchain creada por el Emisor, podría suceder que un hard fork no alcance consenso y no pueda concretarse la emisión de los tokens, dejando sin la contraprestación a los inversores. La situación es ampliamente reseñada en el borrador presentado y creemos que será uno de los principales puntos de trabajo con la SEC para lograr un mecanismo que dé seguridad al público inversor. No solo ello sino que inclusive el uso efectivo de los tokens esta supeditado al cumplimiento de hitos técnicos que el Emisor no puede garantizar su acaecimiento.
  2. El Emisor en este caso ha optado por considerar que los tokens emitidos son valores negociables o securities, de ahí la necesidad de contar con la autorización de la SEC para ofrecerlos al público en general. Esto tiene un impacto en el resto del documento puesto que condiciona otros aspectos como la negociación secundaria o inclusive parte del funcionamiento mismo de la blockchain que será creada ya que podría darse el caso que los futuros mineros de la red sean considerados como emisores, agentes de negociación u otras figuras previstas en la normativa estadounidense o, inclusive, por la normativa de otros países donde los tokens sean emitidos o negociados.
  3. El Emisor y los potenciales inversores son víctimas de regulaciones nocivas como la Bitlicense; los inversores que estén residiendo en el Estado de Nueva York están prohibidos de participar en el proceso de emisión de los tokens como una medida preventiva adoptada por el Emisor para escapar a dicha regulación. Asimismo, en varias secciones del documento público se señala que, a criterio del Emisor, no esta obligado a cumplir con la normativa neoyorkina por preeminencia de la regulación federal en materia de valores negociales.
  4. Un aspecto interesante mencionado en el documento es la posibilidad que los tokens dejen de ser security tokens y pasen a ser utility tokens en el futuro cuando la red montada por el Emisor alcance un nivel suficiente de descentralización así como de uso de la plataforma para la finalidad que motiva su creación. Hasta la ocurrencia de ese, el Emisor deja en claro que los futuros usuarios de la plataforma están expuestos a posibles riesgos regulatorios producto de la clasificación como valores negociables.
  5. En línea con las incertidumbres que hay con relación a los tokens, se menciona que no puede garantizarse una estabilidad en torno a la calificación tributaria de los mismos así como tampoco puede asegurarse que calificación cabe fuera de la jurisdicción de los Estados Unidos de Norteamérica.
  6. Los tokens son entregados directamente al inversor en una biletera de su control, con lo cual este es el responsable de mantener la seguridad de la misma y tomar los recaudos necesarios para custodiar sus llaves privadas que dan acceso a los tokens. Esto constituye un hito de importancia puesto que, por ejemplo, la compañía Overstock que también ha estado trabajando sobre la materia proponía adaptar la estructura de agentes de custodia a la tecnología blockchain formando híbridos.
  7. Por otro lado, el Emisor señala en los factores de riesgo la novedad de la tecnología y como puede haber una infinidad de cuestiones que afecten la viabilidad del proyecto y, consecuentemente de los tokens, a saber: (i) posibles ataques del 51%; (ii) existencia de patentes u otros derechos de propiedad intelectual que hagan imposible el uso de la plataforma; (iii) la falta de usuarios; (iv) la falta de desarrolladores; (v) la imposibilidad de ofrecer una ventaja tecnológica frente a alternativas centralizadas; (vi) el uso de tecnología de código abierto y posibles interpretaciones contrarias al Emisor en jurisdicciones americana
  8. Se señala la posibilidad que la plataforma incurra en violaciones a las normativas de protección de datos. Esto esta en línea con las advertencias y lineamientos presentados oportunamente por la autoridad francesa de protección de datos personales, que pueden consultarse en este enlace.

De la lectura del documento, queda claro que aún existen muchos riesgos e incertidumbres en torno a una emisión de tokens al público general. Sin perjuicio de ello, es también merecedor de reconocimiento la apertura y honestidad del Emisor en torno a los potenciales riesgos existentes en torno a la tecnología blockchain y los tokens; claramente, el Emisor se encuentra a la altura de una entidad emisora sujeta a la SEC realizando una declaración clara y responsable de los valores negociables que pretende emitir. Quedaremos a la espera de la aprobación de esta emisión de tokens así como de cualquier cambio que la SEC le exija al Emisor.